Nutrientes: La cúrcuma

Cúrcuma (Curcuma longa)

La cúrcuma es la raíz de una planta originaria de la India. Se trata de una especia con muchas propiedades dietoterápicas debido a su contenido en vitaminas A, C, E y curcumina.

La curcumina es la responsable del color anaranjado de la cúrcuma y de la mayoría de las propiedades de esta planta. Algunas de ellas son:

  • Acción sobre la vesícula biliar (colerético y colagogo)
  • Estimulante del apetito
  • Antiinflamatoria (muy útil en enfermedades reumáticas)
  • Antioxidante y depurativa
  • Problemas menstruales: amenorrea y dismenorrea.
  • Problemas de la piel: psoriasis y eccema.
  • Experimentalmente, se le atribuyen efectos anticancerígenos frente a diferentes líneas celulares, sobretodo relacionados con el aparato digestivo.

El rizoma de C. longa se emplea como colorante alimentario (azafrán de las indias) y es el principal constituyente del curry.

OJO:

No está aconsejado su consumo en personas que padezcan úlcera gastroduodenal y obstrucción de las vías biliares.

¿CÓMO CONSUMIRLA?

* Puedes utilizar la raíz fresca o en polvo.

* Condimenta tus platos con una cucharadita de cúrcuma, acompañada de pimienta negra molida  (1 parte por 1/4 de pimienta aprox.) y un chorrito de aceite, para aumentar su absorción. Si  decides añadirla a tus platos calientes, añádela al final ya que si la cocinamos se oxida y pierde propiedades.

* Puedes añadirla a tus zumos, batidos o infusiones. Una forma muy rica de consumirla es mediante la leche dorada.