Tisana de invierno

Con este frío nuestro cuerpo pide a gritos cosas calientes que le ayuden a entrar en calor. Beber una tisana puede ser una buena opción para regular la temperatura corporal y a la vez, beneficiarnos de las propiedades de las plantas. En invierno nuestras defensas se pueden ver alteradas por los cambios de temperatura, menor exposición al sol (menos vitamina D), disminución de la actividad física… así que hoy te voy a hablar de unas plantas que pueden ser tus mejores aliadas para estos días. Pero primero, ¿Sabes prepar una tisana correctamente para aprovechar todas las propiedades?

Hay que diferenciar las que son duras (raíz, tallo…) de las que son blandas (hojas, flores, semillas pequeñas…). Si utilizamos partes duras tenemos que hacer una decocción, es decir, tenemos que dejar hervir las plantas en agua entre 5 y 15 minutos (si los trozos son finos, con 5 minutos será suficiente) y ya después, apagamos el fuego añadimos las blandas, lo cubrimos con una tapa (para evitar que se evaporen los aceites esenciales) y lo dejamos infusionar entre 3 y 5 minutos. Lo colamos y ya podemos disfrutar de nuestra infusión.

Algunas plantas con propiedades específicas para esta temporada son:

  •  Regaliz (raíz): es expectorante, antitusivo, antiinflamatorio y antiinfeccioso leve.
  • Equinácea (Raíz): inmunoestimulante, antivírica, antiinflamatoria, antipirética.
  • Anís verde (semillas): expectorante leve, antitusivo, balsámico y fluidificante.

Además, podemos añadir a nuestra tisana especias con efecto termogénico, para ayudar a subir nuestra temperatura corporal (y a la vez, nuestro sistema inmune). Como por ejemplo:

  • Canela (corteza)
  • Jengibre (Rizoma/raíz): debe utilizarse con precaución en individuos que padezcan úlcera péptica. 

INGREDIENTES:

  • 500 ml de agua mineral
  • 2 cucharaditas de Regaliz
  • 1 rama de canela
  • 2 cucharaditas de Anís verde
  • 2 cucharaditas de Equinácea
  • 1 trocito de jengibre fresco

PREPARACIÓN:

  1. Pon el agua en un cazo y cuando empiece a hervir, añade el regaliz, la canela, el jengibre y la equinácea.
  2. Deja hervir 5 minutos.
  3. Apaga el fuego y añade el anís verde. Tápalo y deja que infusione todo entre 3 y 5 minutos.
  4. Cuela la infusión y lista! No necesita azúcar ni otros endulzantes porque el regaliz ya le da este dulzor.

 

Leche o bebida de almendras

Seguramente conoces a alguien que tiene intolerancia a la Lactosa. ¿ Sabes por qué? La lactosa es el azúcar de la leche, éste es hidrolizado (descompuesto) en el intestino gracias a la acción de la lactasa, pero esta enzima en principio sólo actúa durante el periodo de la lactancia materna y poco a poco va disminuyendo hasta desaparecer. En los seres humanos y en concreto en determinados grupos étnicos, esta enzima continua activa durante la edad adulta, con lo cual tener o no intolerancia viene determinado por factores genético-hereditarios.

Otro problema a tener en cuenta es la caseína (componente proteico de la leche) una sustancia muy espesa y áspera. La leche de vaca contiene un 300% más de caseína que la leche materna y los productos secundarios de su descomposición se convierten en un moco espeso, que se va pegando a las membranas mucosas. Si tienes rinitis, sinusitis o asma y bebes mucha de leche de vaca, prueba a dejarla seguramente mejorarás 😉

¿Pero…. y si la dejo… qué bebo? Hoy en día, podemos encontrar muchas alternativas y en el supermercado encontrarás toda una sección dedicada a las bebidas vegetales. Pero OJO! Fíjate un poquito en la etiqueta, porque con este boom … no todo lo que ves es saludable y ya que has decidido hacer un cambio, mejor hacerlo bien, no? Si miras los ingredientes muchas contienen: aceite, azúcares, E-xxx (a saber lo que es!) y otros nombres raros que quizás no hacen falta, ah! y… otra cosa a tener en cuenta, es que no son baratas. 

Por todo ello, hoy os presento diferentes opciones de hacer tu propia leche o bebida de almendras.

ingredientes opción 1:

  • 100 gramos de almendras crudas ecológicas (con piel)
  • 1 litro de agua

Las cantidades pueden variar en función de si la quieres más o menos concentrada.

preparación:

  1. Lo primero es dejar las almendras en remojo (para que se activen) un mínimo de 8 horas (lo ideal es hacerlo la noche anterior). Pelarlas es opcional, yo no lo hago, ya que en la piel se concentran una gran cantidad de nutrientes y el resultado es igual de bueno.  
  2. Al día siguiente, tira el agua de remojo y aclara las almendras.
  3. Introduce las almendras y el agua en: thermomix, robot de cocina, licuadora o recipiente donde puedas poner la batidora y tritúralo bien hasta que quede una pasta.
  4. Cuela el líquido para separar la leche de los restos de almendras. Lo puedes hacer con unas bolsas especiales o sino coloca un colador de malla fina cubierto con unas gasas o una tela de algodón sobre un recipiente y deja que vaya filtrando.
  5. Aprieta con las manos o con la ayuda de una cuchara la pasta que queda para terminar de aprovechar todo el líquido y ya tienes tu leche de almendras!
  6. Si quieres la puedes enriquecer con canela, especias, cacao….
  7. Gúardala en una botella/frasco de cristal con cierre hermético. Aguanta unos 3 días en el frigorífico.

ingredientes opción 2:

  • Crema de almendras ecológica (también tienes que mirar la etiqueta, lo ideal es que sólo tenga almendras).
  • 1 vaso de agua

preparación:

  1. De esta forma tienes una bebida instantánea. Simplemente tienes que poner 2 cucharadas del producto en un vaso de agua fría o caliente, según como la prefieras y batirlo hasta que quede homogéneo. 
  2. También puedes enriquecerla con cacao, canela ….

Esta última es la forma más rápida y económica de beber leche vegetal.

Curiosidades:

* ALMENDRA: contiene un 19% de proteína, aporta unas 600 Cal., 252mg de calcio/100gr, 454mg/100gr de fósforo, 170mg/100 gr de magnesio y 835mg/100 gr de potasio, además contienen ácidos grasos monoinsaturados, vitamina E y del grupo B especialmente la B2.

* Como ya expliqué en la receta del Paté de champiñones y anacardos, los frutos secos tienen unas sustancias llamadas “antinutrientes” que impiden la asimilación de vitaminas, minerales… por este motivo hay que remojar/activar las almendras durante 8 horas.

* No tires la pasta de almendras que queda después de colar. Existen muchas recetas para aprovecharla en forma de patés, postres….

 

Leche dorada

La leche dorada es una deliciosa bebida que tiene sus orígenes en la Medicina Ayurveda. Se le atribuyen un sinfín de propiedades curativas, ya que su principal componente es la cúrcuma. Por lo tanto, es antiinflamatoria, antioxidante, depurativa, fortalece el sistema inmune… Además, según el Ayurveda facilitará la eliminación de moco.

Aunque existen diferentes formas de prepararla, siempre hay que mantener la pimienta negra molida y una base lipídica (“grasa”) para favorecer la absorción de la curcumina (el principio activo de la cúrcuma).

Os dejo mi versión:

ingredientes para la pasta:

  • 30 gr de cúrcuma en polvo
  • 1/2 cucharadita de pimenta negra molida
  • 100 ml de agua mineral
  • 4 cucharaditas de aceite de coco virgen

Preparación de la pasta:

  1. En un cazo ponemos la cúrcuma y la pimienta y vamos añadiendo el agua poco a poco.
  2. Dejamos cocinar durante unos 5 minutos hasta que se forme una pasta espesa. Durante la cocción, lo vamos removiendo de vez en cuando.
  3. Retiramos el cazo del fuego y le añadimos el aceite de coco virgen. Con la ayuda de una espátula lo mezclamos bien hasta que quede homogéneo.
  4. La guardamos en un recipiente de vidrio con tapa y una vez esté fría, ya la podemos conservar en la nevera hasta 15 días.

preparación de la leche:

  1. Calienta en un cazo una taza de tu bebida vegetal favorita, sin que llegue a hervir.
  2. Añade una cucharadita de la pasta de cúrcuma, una pizca de jengibre y canela en polvo.
  3. Remueve y a disfrutar de tu leche dorada.