Masala con arroz salvaje y coliflor

La cocina india es conocida por sus aromas exóticos, sabores intensos y el inconfundible colorido de sus platos y todo ello es gracias al uso de especias. Masala significa literalmente “mezcla de especias” y existen tantas variedades de masala como combinaciones se puedan hacer. Sé que este tipo de platos no son aptos para todo el mundo, pero os animo a experimentar con ellas ya que podemos pasar de un plato estándard a uno delicioso.

Hoy he preparado este masala con arroz salvaje y aunque es un cereal poco utilizado y conocido en nuestra cocina, se puede encontrar con cierta facilidad en algunos supermercados. Es muy aromático y tiene un aporte nutricional superior al típico blanco: contiene un 11% de proteína frente al 7% del blanco. Por 100 gramos tiene un aporte de fibra de 6,1 gramos respecto un 0,3 gramos del blanco o 1,2 gramos del integral.

¡Vamos allá!

INGREDIENTES PARA 2 PERSONAS:

MASALA:

  • 2 cucharadas de AOVE (aceite de oliva virgen extra)
  • 400 ml de leche de coco
  • 4 cucharadas de salsa de tomate
  • 1/2 cebolla grande
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 2 cucharaditas de garam masala
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • 1 cucharadita de raíz de jengibre rallada
  • 2 ramilletes de coliflor
  • 1 cayena (opcional)
  • 1 cucharadita de pasta de tamarindo (opcional)

ARROZ:

  • 200 gramos de arroz salvaje (si no tienes utiliza el basmati, redondo…)
  • 1 cucharadita de aceite de coco

PREPARACIÓN del arroz:

  1. Lava el arroz
  2. En una cacerola añade el arroz, 1 litro de agua con un poquito de aceite de oliva y llévalo a ebullición. No necesita sal.
  3. Remueve, tapa y déjalo cocer a fuego medio durante aprox. 30 minutos.
  4. Escurre el arroz. 
  5. Calienta en una sartén una cucharadita de aceite de coco y saltea el arroz un par de minutos.

PREPARACIÓN del masala:

  1. Calienta el aceite a fuego suave en una olla.
  2. Añade la cebolla cortada en dados y rehoga unos minutos.
  3. Incopora el ajo picado, el jengibre rallado y la cayena (sin semillas).
  4. Cuando el ajo esté dorado, añade la salsa de tomate y el resto de especias. Remueve  para que se impregnen todos los sabores un par de minutos.
  5. Vierte la leche de coco y dejar cocer a fuego lento durante unos 10 minutos.
  6. Agrega el tamarindo y la coliflor y deja que se haga unos 5 minutos.
  7. Sírvelo con arroz y a disfrutar 🙂

curiosidades:

* Desde un punto de vista terapéutico el arroz está especialmente indicado para el sistema digestivo, es útil para la indigestión, el estreñimiento o diverticulosis.

 

Leche dorada

La leche dorada es una deliciosa bebida que tiene sus orígenes en la Medicina Ayurveda. Se le atribuyen un sinfín de propiedades curativas, ya que su principal componente es la cúrcuma. Por lo tanto, es antiinflamatoria, antioxidante, depurativa, fortalece el sistema inmune… Además, según el Ayurveda facilitará la eliminación de moco.

Aunque existen diferentes formas de prepararla, siempre hay que mantener la pimienta negra molida y una base lipídica (“grasa”) para favorecer la absorción de la curcumina (el principio activo de la cúrcuma).

Os dejo mi versión:

ingredientes para la pasta:

  • 30 gr de cúrcuma en polvo
  • 1/2 cucharadita de pimenta negra molida
  • 100 ml de agua mineral
  • 4 cucharaditas de aceite de coco virgen

Preparación de la pasta:

  1. En un cazo ponemos la cúrcuma y la pimienta y vamos añadiendo el agua poco a poco.
  2. Dejamos cocinar durante unos 5 minutos hasta que se forme una pasta espesa. Durante la cocción, lo vamos removiendo de vez en cuando.
  3. Retiramos el cazo del fuego y le añadimos el aceite de coco virgen. Con la ayuda de una espátula lo mezclamos bien hasta que quede homogéneo.
  4. La guardamos en un recipiente de vidrio con tapa y una vez esté fría, ya la podemos conservar en la nevera hasta 15 días.

preparación de la leche:

  1. Calienta en un cazo una taza de tu bebida vegetal favorita, sin que llegue a hervir.
  2. Añade una cucharadita de la pasta de cúrcuma, una pizca de jengibre y canela en polvo.
  3. Remueve y a disfrutar de tu leche dorada.