Tisana de invierno

Con este frío nuestro cuerpo pide a gritos cosas calientes que le ayuden a entrar en calor. Beber una tisana puede ser una buena opción para regular la temperatura corporal y a la vez, beneficiarnos de las propiedades de las plantas. En invierno nuestras defensas se pueden ver alteradas por los cambios de temperatura, menor exposición al sol (menos vitamina D), disminución de la actividad física… así que hoy te voy a hablar de unas plantas que pueden ser tus mejores aliadas para estos días. Pero primero, ¿Sabes prepar una tisana correctamente para aprovechar todas las propiedades?

Hay que diferenciar las que son duras (raíz, tallo…) de las que son blandas (hojas, flores, semillas pequeñas…). Si utilizamos partes duras tenemos que hacer una decocción, es decir, tenemos que dejar hervir las plantas en agua entre 5 y 15 minutos (si los trozos son finos, con 5 minutos será suficiente) y ya después, apagamos el fuego añadimos las blandas, lo cubrimos con una tapa (para evitar que se evaporen los aceites esenciales) y lo dejamos infusionar entre 3 y 5 minutos. Lo colamos y ya podemos disfrutar de nuestra infusión.

Algunas plantas con propiedades específicas para esta temporada son:

  •  Regaliz (raíz): es expectorante, antitusivo, antiinflamatorio y antiinfeccioso leve.
  • Equinácea (Raíz): inmunoestimulante, antivírica, antiinflamatoria, antipirética.
  • Anís verde (semillas): expectorante leve, antitusivo, balsámico y fluidificante.

Además, podemos añadir a nuestra tisana especias con efecto termogénico, para ayudar a subir nuestra temperatura corporal (y a la vez, nuestro sistema inmune). Como por ejemplo:

  • Canela (corteza)
  • Jengibre (Rizoma/raíz): debe utilizarse con precaución en individuos que padezcan úlcera péptica. 

INGREDIENTES:

  • 500 ml de agua mineral
  • 2 cucharaditas de Regaliz
  • 1 rama de canela
  • 2 cucharaditas de Anís verde
  • 2 cucharaditas de Equinácea
  • 1 trocito de jengibre fresco

PREPARACIÓN:

  1. Pon el agua en un cazo y cuando empiece a hervir, añade el regaliz, la canela, el jengibre y la equinácea.
  2. Deja hervir 5 minutos.
  3. Apaga el fuego y añade el anís verde. Tápalo y deja que infusione todo entre 3 y 5 minutos.
  4. Cuela la infusión y lista! No necesita azúcar ni otros endulzantes porque el regaliz ya le da este dulzor.