Tahini

El tahini o tahina es una pasta de sésamo muy utilizada en la cocina árabe, sobretodo para preparar hummus o mutabal. pero también se puede tomar como aperitivo (untado en pan) o bien para hacer salsas o aliños con un poco de limón y agua.

Hay muchas recetas para hacer tahini casera aunque básicamente es el sésamo tostado y molido, con un medio líquido (aceite o agua). Yo en este caso lo he preparado sólo con las semillas y he optado por tostarlas en casa. ¿Te animas a prepararlo? Venga!!! que sólo necesitas una sartén y una batidora con cuchillas.

INGREDIENTES

  • 300 gramos sésamo natural

preparación thermomix:

  1. Tuesta el sésamo en una sartén a fuego medio y remueve de forma constante hasta que se dore un poco. No se debe quemar porque sino quedará un sabor amargo. 
  2. Deja enfriar las semillas.
  3. Introduce el sésamo en el vaso de la Thermomix.  Muele a velocidad 6, 40 segundos.  
  4. Con la ayuda de una lengua/estpátula, limpia las paredes del vaso y vuelve a procesar a velocidad 9 ó 10 en intervalos de 1 minuto hasta que quede una pasta completamente homogénea.
  5. Si te gusta una textura más líquida (como a mí): programa 3 minutos velocidad 9, baja el contenido de la pared y repítelo dos veces más.
  6. Guarda el tahini en frascos y consérvalo en el refrigerador.

beneficios DE LAS semillas DE sésamo:

  • VARIEDADES: dorado, negro y/o natural, tostado. 
  • GRASAS: son ricas en omega 6 y 9. Además, son una gran fuente de lecitina.
  • PROTEÍNAS: representan un 20% de su contenido con 15 aminoácidos diferentes.
  • FITOESTRÓGENOS: contiene lignanos que actuan como antioxidantes en el metabolismo humano y como regulador hormonal.
  • FIBRA: resulta ligeramente laxante y los mucílagos ayudan a proteger la flora intestinal.  
  • Nutrientes: 
    • Minerales: calcio, magnesio, hierro, cobre, fósforo, manganeso y zinc (destacando las proporciones de Calcio y Hierro).
    • Vitaminas: Grupo B (B1, B3, B6 y B9) y E

      * Por lo tanto, el sésamo tiene un gran poder reconstituyente y remineralizador, muy útil para el sistema muscular y nervioso. Está indicado en casos de agotamiento, estrés, pérdida de memoria, depresión, irritabilidad e insomnio.

 

Salsa de tomate

El tomate es uno de los grandes protagonistas de la gastronomía mediterránea. Su color rojo es debido al Licopeno, un tipo de caroteno, que aunque no tiene la capacidad de trasformarse en vitamina A, es un gran antioxidante. Una cosa a tener en cuenta es que la cantidad de licopeno no se altera aunque se cocine el tomate. Bien! 🙂

Además, contiene otros componentes con efectos similares y que se refuerzan entre sí, como la vitamina C, E y quercetina.

Hoy comparto una versión de salsa de tomate casera sin azúcar muy fácil de preparar. Yo la preparo cada semana y la guardo en un tarro de cristal en la nevera, así siempre la tengo a mano para añadirla a una pasta, arroz, garbanzos… De esta forma, te aseguras un plato rico en menos de 5 minutos. Esta es mi versión básica pero puedes agregarle otros integredientes de tu preferencia durante su elaboración o al momento de utilizarla.

INGREDIENTES

  • 400 gramos de tomate natural (sin piel)
  • 1/2 cebolla grande
  • 1 diente de ajo
  • 1 trocito de jengibre fresco
  • 2 zanahorias (aprox 100 gramos)
  • 2 cucharadas de AOVE (aceite de oliva virgen extra)
  • una pizca de sal
  • una pizca de pimienta negra
  • 1 rama de albahaca fresca
  • 1 rama de romero fresco (lo puedes sustituir por orégano o tomillo).

preparación:

  1. Tritura los tomates y las zanahorias y reserva.
  2. Corta la cebolla y el jengibre y sofríelos en una olla con un poquito de aceite.
  3. Cuando la cebolla empiece a estar transparente añade los ajos picados y deja que se doren (sin quemarse!).
  4. Agrega los tomates y las zanahorias licuados a la olla. Revuelve, agrega la sal, una pizca de pimienta y las hierbas aromáticas (albahaca, romero o las que te gusten más).
  5. Deja hervir y baja el fuego. Tápalo y déjalo cocinar durante unos 30-40 minutos mezclando de vez en cuando. Estará lista cuando la consistencia sea más espesa. 
  6. Comprueba el punto de sal y ya tienes lista tu salsa de tomate casera.

 

PREPARACIÓN thermomix:

  1. Introduce el tomate, la cebolla, el ajo, el jengibre y las zanahorias y tritura progresivamente velocidad 5 a 8 durante 15 segundos.
  2. Añade el aceite, el romero, la albahaca, la sal y la pimienta y programa 25 minutos, 100ºC, velocidad 2 sin cubilete y con el cestillo arriba (para no salpicar).

curiosidades:

* El tomate tiene propiedades depurativas porque contiene glutatión (favorece la depuración de productos tóxicos e impide la acumulación de metales pesados, como el plomo).

* Bien refrigerada (guárdala en un tarro de cristal hermético) en la nevera esta salsa de tomate casera aguanta hasta 1 semana. Si la congelas, meses.